La copia no hace Justicia

Debemos estar haciendo las cosas muy bien cuando los partidos tradicionales se ven forzados a imitarnos sin ningún pudor. Quién le iba a decir a Javier Maroto, personaje bien conocido por todos en Vitoria, que tres años después de pasearse de forma ridícula por la calle en un tándem, ataviado con traje y corbata, iba a tener que olvidarse del Armani, arremangarse la camisa y calzarse unas zapatillas del mismo modelo y marca que utiliza Íñigo Errejón.

Maroto 02

Claro, que todo forma parte de su plan. Hace un par de meses, Pablo Casado, El Niño la Fosa, también se despojó de su uniforme acorbatado y se puso el mono de trabajo estilo Podemos para acudir a las tertulias. Así iba a ser la nueva imagen pepera. La pesada maquinaria de los poderosos se puso en marcha para intentar contrarrestar el imparable auge de este incipiente movimiento revolucionario democrático.

Todos intuimos que la batalla final se librará casa a casa, persona a persona y en las redes sociales, al margen de sus periódicos, sus radios y sus televisiones. De momento jugamos a su juego y, por tanto, sus cartas están marcadas, pero los poderosos no se dan cuenta de que contratando por una millonada a toda una división de la multinacional de turno para lavar su imagen en las redes sociales no conseguirán su injusto propósito. En primer lugar, porque en el fondo no hacen otra cosa que confiar sus estrategias a un grupo de tristes mercenarios, normalmente mal pagados, mal coordinados y con poca imaginación por desmotivados. En segundo lugar, porque a ese juego nosotros ganamos por goleada: somos un auténtico ejército, mil divisiones de pesimistas esperanzados con cambiar algún día las reglas del juego, de manera que cada vez nos acerquemos más al ideal de Justicia, un concepto que molesta a esa oligarquía que no ha tardado en abrazar al pobre Pedro Sánchez, con gran disgusto de la nueva hornada de auténticos socialistas, ávidos de un cambio que su antilíder es incapaz de ofrecer porque está vendido de antemano al poder, incluso antes de gobernar.

Pablo Casado

Por eso intentan copiarnos, plagiar los atuendos y hasta algunas ideas. Por eso deciden adoptar el mismo símbolo y han cambiado su logotipo, encerrando a la gaviota en un círculo estilo Podemos. Se dotan de las mismas armas, porque creen que así dan una imagen más fresca, más asequible a los ojos de los cinco millones de parados, los engañados por las preferentes, los desahuciados, los inmigrantes asediados o todos esos trabajadores que no llegan a fin de mes ni en sus mejores sueños. Quieren seguir con el engaño, con la estafa, porque a los poderosos les conviene el actual estado de las cosas y no van a permitir de ninguna manera que unos revolucionarios griegos o españoles acaben con su chiringuito privado. Pero tienen un gran problema: no saben utilizar las armas robadas, por mucho que calquen atuendos y adopten algunas ideas hasta ahora demonizadas.

iñigo errejon

Y puede que engañen a una buena parte de la audiencia durante un tiempo, pero su evolución hacia la copia barata es tan evidente que los españoles se están dando cuenta, poco a poco, de que la presión ejercida por las ideas de Podemos ya está cambiando nuestra sociedad, está calando en los viejos partidos, de manera que todos quieren parecerse a este nuevo modelo de hacer política. Cosas que antes eran “imposibles” han pasado a formar parte del debate, como la renta mínima universal, las medidas de urgencia social o el recorte de los sueldos de los políticos.

Maroto 01

Como muestra, un botón: durante la entrevista del pasado sábado en La Sexta Noche, Maroto insistió varias veces en que, como Paco Umbral, él había ido al plató para hablar de su #rutasocial, confeccionada al más puro estilo Podemos. Sin embargo, aunque intenten la clonación, no se dan cuenta de que las diferencias entre los originales y ellos, los sucedáneos, son abismales. Ese abismo es la Justicia.

El mal llamado partido “popular” no se da cuenta de que Podemos jamás haría una #rutasocial estando en el poder, porque precisamente su quintaesencia es eso, un instrumento de la gente puesto al servicio de la gente, y su enfoque social es inherente, parte de sí mismo. No se dan cuenta de que Podemos está aquí para quedarse. La política, la forma de hacer política, ya nunca será la misma. Estamos aquí porque somos optimistas trágicos, como dice Juan Carlos Monedero, o pesimistas esperanzados. Somos optimistas porque sabemos que a la oligarquía ya no le queda más remedio que escuchar al pueblo. Somos pesimistas porque ellos poseen todos los medios de comunicación, las bisagras de la Justicia y, de momento, el poder.

Poco a poco, persona a persona, tenemos que hacer ver al obrero que es un obrero, esclavo de sus créditos, y no un potentado. Tenemos que convencer, impregnar a cuantos nos rodean de esa idea de Justicia que no tiene nada que ver con expropiar a los ricos. No se trata de quitarle el yate o la casa de la playa a nadie. Ese es el mensaje que los poderosos intentan expandir desde todos los medios de comunicación, su política del miedo.

Sin embargo, sí podemos señalar a aquellos que tienen un yate que no han ganado con el sudor de su frente, sino engañando, influyendo desde su cargo público, mordiendo las arcas de los españoles. Vamos a señalarlos y quitarlos de la circulación. Vamos a expulsarlos de lo público atrancando sus puertas giratorias hacia lo privado. Vamos a marcarlos a fuego haciendo públicos sus chanchullos, sus iniquidades, sus pensamientos execrables, sus vergüenzas. Da igual que nos copien. Cada vez tenemos más cartas de la baraja y vamos a conseguir Justicia.

Anuncios

Acerca de Mangel J.

Equilibrista. Fiel seguidor del principio de Heisenberg.

Publicado el 28 julio, 2015 en Análisis. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s